septiembre 26, 2012

Holzwege


(...)
así estáis bajo un propicio tempero
vosotros, los que no educa ningún maestro, sino,
maravillosamente omnipresente, en leve abrazo,
la potente Naturaleza de hermosura divina.
Por eso cuando ella parece dormir, en ciertos tiempos del año,
allá en el cielo o entre las plantas o los pueblos,
también se entristece el rostro de los poetas;
parecen estar solos, pero la presienten siempre.
Pues presintiéndose reposa ella misma.



4 comentarios:

  1. Magnífico, te felicito Rodolfo, tiene esa tensión larvada, metafilosófica y es poesía visual. Es excelente. Le conviene muy bien Hölderlin, me gustó mucho ese carácter trágico, que a música atempera o remarca.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le agradezco mucho su visita y palabras, Marcos, como siempre. Cierto que no he aspirado a otra cosa que a la poesía, si de algún modo he logrado insinuarla. En este caso fue mero ejercicio de imitación de las películas expresionistas, también un pretexto para ese carácter trágico que ya apunta y para acordarme del alemán, que me gusta aunque sea de oídas y de lejos.

      Eliminar
  2. Olas.

    Me gustó mucho y me recordó a El río de Cortázar.

    Oye, me gustaría publicarlo en http://www.lahojadearena.com/

    ¿Sería posible?

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Buenas, Fernando. No ubicaba que tu blog era 'las terribles palabras'. Te contesté por vimeo.
    Espero todo marche bien. Un saludo.

    ResponderEliminar