agosto 29, 2012

Tanin No Kao

La máscara, sustituto visible de la oscuridad.

3 comentarios:

  1. Magnífico, vienes con fuerza nietzscheana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto como nietzscheano ya lo quisiera, pero vaya que me acuerdo de Nietzsche cuando lo asocio con lo que ponía en esta entrada Andrés Trapiello ( http://hemeroflexia.blogspot.mx/2012/04/pero-entonces-por-que-escribo.html ) donde yo también observo vergüenza e irritación releyendo todo lo que he puesto. O al menos así va sintiéndose días después. Claro que eso no le quita el encanto a andar por aquí.

      Eliminar
  2. Parece necesario irritarse y hasta negarse a seguir. A mi, la certeza de que saber leer ya ocupa una vida entera ya me hace dudar si ha de emplearse escribiendo, pero esa misma duda me espolea a seguir, y así me hallo en esta tierra de nadie que es la literatura. La litaratura es la vida, respetado amigo, y esta es tierra de todos. Uno celebra que después de tu periplo académico vuelvas como Ulises a esta Ítaca virtual en una suerte de eterno retorno de las ideas. Leopardi no pensó nunca en la fama ni semejante abismo, por eso su poesía destila algo demasiado humano, que es lo nos interesa ¿ no cree Don Belianís?
    Salud

    ResponderEliminar