enero 25, 2013

Contradicción



Con el bullicio del día finjo que no has sido nada. Lo finjo hasta creerlo. Por la noche basta el silencio y la luz apagada para que me encuentres de inmediato y no me sueltes hasta bien entrada la madrugada. Si mañana tengo suerte, lograré llenarme la cabeza de cosas obligatoriamente más apasionantes que tú y me jactaré de haberte olvidado tan fácil.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario